Los resultados de la evaluación internacional PIRLS 2016



http://files.convivenciacivica.org/Analisis de los resultados de PIRLS 2016.pdf
Los alumnos castellanohablantes fracasan en Cataluña el triple que en Madrid a nivel de capacidad de comprensión lectora. Así se desprende del análisis de los resultados de la evaluación internacional PIRLS 2016 cuyos datos definitivos publicados recientemente han sido examinados por Convivencia Cívica Catalana.

En concreto, en la última edición de PIRLS –evaluación efectuada en primaria equivalente a PISA en secundaria- un 30% de alumnos castellanohablantes en Cataluña fueron incapaces de superar el nivel bajo de comprensión lectora, el triple que en la Comunidad de Madrid (9%) y casi el doble que la media española (16%).

En cuanto a puntuaciones, los niños castellanohablantes que estudian en Cataluña obtuvieron en PIRLS 2016 una puntuación media de 514 puntos, casi cuarenta puntos por debajo de sus compañeros castellanohablantes en Madrid (552) y unos 20 puntos por debajo de la media de España (536).

Los resultados de PIRLS también muestran que Cataluña es la comunidad autónoma de España donde más alumnos castellanohablantes de 4º de primaria, niños en torno a los 9 años de edad, admiten no sentirse seguros a la hora de leer un texto. Un 27% de estudiantes castellanohablantes en Cataluña reconocen no tener seguridad en la lectura, nueve puntos por encima del promedio de España (18%) y casi el doble que los alumnos castellanohablantes en la Comunidad de Madrid (15%).

Los datos de PIRLS en primaria son coincidentes con los de PISA en secundaria. Ambas evaluaciones internacionales indican que en el sistema educativo catalán se está produciendo una elevada tasa de fracaso del alumnado castellanohablante.

Convivencia Cívica Catalana considera que el sistema de la inmersión lingüística no es ajeno a los malos resultados académicos de los alumnos castellanohablantes y a sus deficiencias en comprensión lectora. En un sistema donde la única lengua vehicular admitida es el catalán, los alumnos catalanohablantes juegan con ventaja: la enseñanza es en su propia lengua, en aquella que más dominan, mientras los niños castellanohablantes deben sumar en el proceso de aprendizaje a la dificultad propia de las materias una dificultad lingüística añadida.

Los resultados de PIRLS demuestran que el actual sistema de la inmersión lingüística en Cataluña está creando una importante fractura y desigualdad educativa: los que hablan una lengua oficial fracasan sustancialmente más que los que hablan la otra lengua oficial, perjudicando a aquellos que no tienen la posibilidad de aprender en su lengua propia.

El dosier de prensa puede consultarse en este enlace.

Análisis de las agresiones sexuales en España en 2017




La sentencia de ‘La Manada’ ha vuelto a poner encima de la mesa la preocupación creciente en la sociedad española sobre los delitos de tipo sexual. Convivencia Cívica Catalana ha analizado los últimos datos disponibles sobre este tipo de delitos en España, correspondientes a 2017, publicados recientemente por el Ministerio del Interior.


En 2017 se produjeron en España un total de 
11.692 delitos contra la libertad sexual, experimentando un incremento del 7.8% respecto a los 10.844 delitos consignados en 2016. Se incluye bajo este epígrafe un amplio abanico de actuaciones delictivas que abarca violaciones, agresiones sexuales sin penetración, corrupción de menores o incapacitados y pornografía de menores, entre otras.

Por autonomías, 
Cataluña es donde se cometen más delitos contra la libertad sexual, 2.212 en 2017, seguida por Andalucía (2.064), Madrid (1.776) y la Comunidad Valenciana (1.348).

Entre los delitos de tipo sexual, el que suele ser considerado de mayor gravedad es la 
violaciónEn 2017 se produjeron en España 1.382 violaciones, lo que representa un incremento del 10.6% respecto a las 1.249 cometidas en 2016. Ello significa que en nuestro país se cometió el año pasado una violación cada 6 horas. 




Cataluña es la autonomía donde se producen con gran diferencia más violaciones de mujeres en España, concentrando un 29% del total, 394 casos. Le siguen a distancia Madrid (221), Andalucía (173) y la Comunidad Valenciana (120).

A nivel provincial, la demarcación con la tasa de violaciones más elevada de España es Lérida (6 violaciones por cada 100.000 habitantes), seguida por CeutaBarcelona y Gerona.

Como entidad de la sociedad civil catalana, consideramos que las cifras expuestas correspondientes a Cataluña son ciertamente preocupantes y aun más lo es su evolución temporal. Durante el último lustro los casos de violación en la comunidad catalana han pasado de los 290 en 2013 a los 394 en 2017, es decir, un aumento del 
36%, mientras han disminuido en el mismo periodo de tiempo en las tres autonomías siguientes en el ranking: Madrid, Andalucía y Valencia.

A los malos datos de violaciones y agresiones sexuales contra las mujeres cabe añadir el hecho de que justamente Cataluña es desde 2016 a la actualidad la autonomía donde más víctimas mortales se han producido por la llamada 
violencia de género.

Convivencia Cívica Catalana apela a los responsables públicos a poner en marcha actuaciones firmes y efectivas para atajar esta lacra en ámbitos no solo como el policial, el sanitario o el social sino especialmente en el 
educativo, enseñando a los jóvenes que por encima del deseo sexual está el respeto a la libertad de las mujeres.

Para mas información, puede consultarse el dosier de prensa en este 
enlace.

La recaudación del Impuesto de Sociedades se hunde un 18% en Cataluña



http://files.convivenciacivica.org/Nota de Prensa. Impuesto de Sociedades en 2017.pdf
La recuperación de la buena marcha de la economía española ha tenido su correspondiente plasmación en el incremento de la recaudación por impuesto de sociedades en el ejercicio 2017. Las empresas españolas aumentaron de forma significativa el dinero pagado al fisco el año pasado de tal forma que la recaudación por Sociedades se incrementó durante 2017 en un 7%, pasando de los 21.678 millones de euros recaudados en 2016 a los 23.143 en 2017. Así se desprende de las estadísticas de la Agencia Tributaria a las que ha tenido acceso Convivencia Cívica Catalana.

La mayoría de autonomías experimentaron en 2017 una tendencia positiva en el Impuesto de Sociedades, incrementando su recaudación. Por el contrario, las empresas catalanas consignaron una significativa caída, pasando de los 4.585 millones de euros recaudados en 2016 a solo 3.770 en 2017, con una caída del 18%. Caso opuesto al de Cataluña es el de las comunidades colindantes, Valencia y Aragón, que muestran incrementos de dos dígitos en 2017 en el Impuesto de Sociedades: 19% y 17% respectivamente.

En términos relativos, Cataluña ha pasado de aportar el 21% de la recaudación del impuesto de Sociedades de toda España en 2016 a solo el 16% en 2017, una caída relevante.

A nivel provincial, cabe remarcar que la demarcación de Barcelona ha sido la provincia de España con mayor caída del Impuesto de Sociedades en 2017, con un desplome del 21% en la recaudación del IS. Es necesario remontarse casi una década, a 2009, en plena crisis financiera, para recordar una disminución mayor en este impuesto en la demarcación barcelonesa.

Consideramos que el comportamiento notablemente peor de la recaudación del Impuesto de Sociedades en Cataluña respecto al resto del país es atribuible a diversas circunstancias, destacando entre ellas el cambio de sedes sociales y fiscales de numerosas empresas hacia otras autonomías como consecuencia de la inestabilidad política derivada del proceso soberanista en Cataluña a la que debe sumarse el impacto negativo de factores impositivos y regulatorios.

Para más información sobre todo ello; puede descargarse el dossier de prensa en este enlace.

La inversión extranjera en Cataluña cae un 40%


La inversión extranjera ha sufrido en Cataluña una caída del 40% en 2017 respecto a 2016, pasando de 5.138 millones de euros a 3.093 millones. Así se desprende de los datos recién publicados por el Registro de Inversiones Exteriores del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. En contraste, en el mismo periodo de tiempo, la inversión foránea en la Comunidad de Madrid se ha incrementado en un 25%, desde los 11.641 a los 14.521 millones de euros, quintuplicando a la catalana.


El análisis pormenorizado de los datos permite visualizar que el mal comportamiento de la inversión extranjera en Cataluña en 2017 se ha acentuado en el segundo semestre del año, coincidiendo con los meses anteriores y posteriores al referéndum ilegal del 1 de octubre. 

En líneas generales, los últimos trimestres del año suele ser un buen periodo para la inversión extranjera por el cierre de operaciones previas a la finalización del ejercicio. No ha sido así en Cataluña y en particular, con la inversión procedente de la Unión Europea. El cuarto trimestre de 2017 que se inició con el 1-O fue el peor último trimestre de la década para Cataluña en cuanto a inversión extranjera procedente de Europa. Hay que remontarse a 2006 para encontrar una cifra menor de inversión de la UE en la economía catalana.

En su conjunto, los inversores procedentes de los países desarrollados (OCDE) han reducido en 2017 su volumen invertido en Cataluña en un 45%, constatándose una cierta política de trasvase del interés inversor desde Cataluña hacia Madrid. Por ejemplo, mientras los inversores de Europa y Norteamérica han reducido de forma notable su volumen invertido en Cataluña han incrementado sus inversiones en la Comunidad de Madrid en el mismo periodo de tiempo en un 41% y 94% respectivamente. 

De los diez principales sectores económicos de Cataluña, en nueve se constata una disminución de la inversión extranjera. Así, por ejemplo, en el cuarto trimestre de 2017 se ha desplomado la inversión foránea en el potente sector catalán de la construcción en un 91% o en la hostelería, sector cada vez más relevante en la economía catalana, en un 53%. También se corrobora aquí un trasvase del interés de los inversores extranjeros desde Cataluña hacia el resto de España. Así en el sector financiero los inversores prácticamente han paralizado sus inversiones en Cataluña -con un desplome del 98%- mientras las han aumentado en un 12% en la Comunidad de Madrid.

Consideramos que el comportamiento de los inversores internacionales en Cataluña revela una significativa percepción de incertidumbre y riesgo, probablemente debida a la inestabilidad política derivada del proceso soberanista, a la que debe añadirse el impacto negativo de factores impositivos y regulatorios. 

Convivencia Cívica Catalana pide una vez más honestidad al gobierno catalán en los datos de inversión extranjera. En numerosas ocasiones el ejecutivo autonómico oculta las cifras oficiales del Ministerio cuando no le son favorables y publicita de forma marcadamente propagandística unas llamativas cifras de inversión extranjera de un diario inglés, según las cuales la región de Barcelona figuraría prácticamente como la primera región de toda Europa continental en inversión extranjera, por delante incluso de París, Berlín, Madrid o Roma. Se trata de unos datos ciertamente sorprendentes que deben tomarse con cautela.

Los datos que facilita el gobierno catalán son cifras parciales –ya que no incorporan todos los tipos de inversión extranjera- y, además, incluyen inversiones anunciadas pero no realizadas y que pueden o no llevarse a cabo. En este sentido, remarcamos la importancia de que el gobierno catalán transmita a la opinión pública datos honestos y de inversiones realmente formalizadas, no de meros anuncios.

Dossier de prensa descargable en formato PDF en este enlace

Las mentiras de la inmersión


http://files.convivenciacivica.org/Las mentiras de la inmersion.pdf

El informe “Las mentiras de la inmersión” rebate de forma razonada aportando cifras y argumentos las cinco consignas más repetidas por los defensores de la inmersión monolingüe en catalán.

En primer lugar, se pone de relieve que entre la ciudadanía de Cataluña no existe ningún consenso social a favor de la inmersión, como muchas veces se repite. De acuerdo a las encuestas tanto públicas como privadas, apenas un 14% de catalanes, es decir, uno de cada siete, es favorable a la actual inmersión lingüística obligatoria, con todo en catalán. Una amplia mayoría de catalanes prefiere un modelo respetuoso con el bilingüismo, donde a sus hijos se les enseñe en las dos lenguas oficiales, tanto en catalán como en español.

En segundo lugar, la inmersión nunca ha sido avalada por Europa en la forma en que se aplica en Cataluña. Por el contrario, el Consejo de Europa ha advertido que, al igual que en Quebec, la inmersión en Cataluña debería ser voluntaria y los padres deberían tener derecho a decidir, algo que los políticos nacionalistas les niegan.

En tercer lugar, la inmersión no es ningún modelo de cohesión social. Por contra, bajo la inmersión los niños castellanohablantes fracasan el doble que los catalanohablantes. La inmersión es un modelo claramente discriminador: los niños catalanohablantes reciben la enseñanza en su lengua materna, en la lengua que mejor entienden y más dominan mientras los niños castellanohablantes deben sumar en el proceso de aprendizaje a la dificultad propia de las materias una dificultad lingüística añadida: estudiar, expresarse, leer o examinarse en una lengua que no es la suya.

En cuarto lugar, la inmersión tampoco es un modelo de integración de los inmigrantes. De acuerdo a los datos de PISA precisamente el sistema educativo catalán es el que consigue una menor integración del alumnado inmigrante de toda España. Para muchos niños inmigrantes, en particular, de origen hispanoamericano, la imposición del catalán es un obstáculo para su integración y aprendizaje tal como demuestran sus malos resultados en Cataluña en comparación con el resto de comunidades autónomas.

En quinto lugar y por último, sería muy sorprendente que en Cataluña con sólo 2 horas a la semana se tuviera el mismo dominio del castellano que con 25 o 30 horas en el resto de España. La realidad es que el dominio y el conocimiento de la lengua española son muy diferentes. En cuanto al nivel ortográfico, sólo un 33% de los alumnos catalanes de ESO son capaces de transcribir un texto básico en castellano con dos o menos faltas de ortografía.

En resumen, cuando se ponen encima de la mesa argumentos y cifras en vez de tópicos y mantras la auténtica realidad de la inmersión en Cataluña dista mucho de esa imagen idílica que se intenta vender desde el naclonalismo catalán.

El informe puede descargase en este enlace.