La inversión en infraestructuras en Cataluña



http://files.convivenciacivica.org/Las inversiones en infraestructuras en Cataluña 2016.pdf

El gobierno central fue en 2016 la primera administración inversora en Cataluña, con un volumen destinado a infraestructuras de transporte de 295 millones de euros frente a los 122 millones invertidos por el ejecutivo autonómico.

En concreto, la administración central aumentó sus inversiones en 2016 en Cataluña en un 29% con respecto a 2015, pasando de 229 a 295 millones de euros. Por su parte, el gobierno autonómico catalán redujo el año pasado su cantidad invertida en un 18%, desde 149 a 122 millones. Así se desprende de las cifras de licitación publicadas por la patronal constructora SEOPAN.

La disminución de la inversión en infraestructuras por el gobierno de Puigdemont en su primer año de mandato ha agravado la apatía inversora mostrada por los sucesivos gobiernos catalanes en los últimos años. En conjunto, de 2011 a 2016, el gobierno autonómico catalán ha invertido en infraestructuras 103 euros por habitante, un 54% menos que los 225 euros por habitante invertidos de media por el resto de gobiernos autonómicos.

El déficit de inversión del gobierno catalán en infraestructuras se pone notablemente de relieve cuando se compara con su presupuesto autonómico. En los últimos seis años, de acuerdo a las cifras oficiales de licitación, el gobierno autonómico de Cataluña ha destinado a infraestructuras sólo el 0.4% de su presupuesto, el porcentaje más bajo de los 17 gobiernos autonómicos de España, menos de la mitad que la media autonómica (1.03%).

A nivel de valoración, Convivencia Cívica Catalana considera que estas cifras deben ser motivo de reflexión para el ejecutivo autonómico catalán. No deja de ser sorprendente -y escasamente coherente- que el gobierno autonómico que menos invierte en infraestructuras de España exija continuamente inversiones a otras administraciones.

La entidad lamenta que el ejecutivo autonómico catalán invierta en infraestructuras sustancialmente por debajo de la media del resto de gobiernos autonómicos -priorizando quizás otros gastos más identitarios- y le apela a elevar su volumen de inversión, al menos al mismo nivel que el del gobierno central en Cataluña.

El dosier de prensa del informe puede descargarse aquí.